Inicio          Publicar        Autores en CiÑe          Catálogo          Librería Virtual         Efemérides          Contacto    






Segundo premio Campaña concurso pro-Ñ

 

La señora respetable
            Carmen Frontera Quiroga

 

Begoña enseñaba la niña con maña a hacer una redacción sobre una piña en  el ordenador. Al tiempo, Begoña se retocaba el moño y vigilaba al niño que jugaba con un cañón. La niña quería jugar con su muñeca y estaba deseando mandar a hacer puñetas a la piña y a los piñones. Begoña sentía deseos de partir los piños a la niña que se ponía ñoña y observaba sin ninguna coña  la roña que el niño traía en las orejas después de jugar en el parque.

De pronto, la escritora pensó que había pegado auténticos puñetazos con su dedo meñique en la letra “Ñ” del ordenador y no tendría ningún sentido colgar su microrrelato en Internet. Begona no sería ni nombre propio, ni de flor, ensenaba y nina no serían nada, mana no seria ni alimento sin acento en la “a”, la pina seria la mujer del pino y no su fruto, el mono en la cabeza debía de ser muy incomodo, las punetas debían ser primas hermanas de los gamusinos, y la nona, la cona y la rona serían como las tres Marías.

Sólo le había faltado escribir que cuando la nina se olvidó de su muneca cino sus ideas a la pina, por fin Begona pudo terminar con los deberes de la nona que tenía sueno. La cansada senora bano al nino pequeno, le quitó la rona de las orejas y le puso un panal (de rica miel supuso) anorando lo que anteano (esto le sonaba a intestino grueso) era un PAÑAL.

Decidió que la “Ñ” es “la señora respetable” del alfabeto español y colgó un mensaje reivindicando su existencia en INTERNET.

 

 

 

[Campaña Pro-Ñ]